Se encuentra usted aquí

Historia de la gastronomía de España: Cap.2 - Prehistoria

Iniciamos nuestro viaje a través de la gastronomía española en uno de los perdidos históricos del cual se sabe mas bien poco, hablamos de la prehistoria.

Es lógico pensar que la obtención de alimentos tanto a través de la caza o la recolección era una de las máximas prioridades durante este periodo, pero lo que no sabemos a ciencia cierta es como se cocinaban o preparaban estos alimentos por los habitantes de la península durante este periodo.

Uno de los métodos más utilizados para conocer las costumbres alimenticias durante este periodo son los análisis químicos de las muestras arqueológicas, que ayudan a determinar la formación de calcio en los huesos o la estructura de los mismo. Gracias a ello se obtienen muchos datos de sus costumbres de alimentación.

Pero sin duda uno de los métodos más fascinante es el del análisis de las pinturas rupestres con motivos de caza encontradas en la sierra de Atapuerca o en el interior de las cuevas de Altamira, así como pinturas con motivos de mujeres recolectando bayas, frutas o tubérculos en pinturas encontradas en cuevas cercanas a Teruel. También es imprescindible el barrido de las zonas adyacentes a los yacimientos arqueológicos ya que es donde podemos encontrar el mayor numero de utensilios utilizados por los hombres que habitaban por aquel entonces.

Tras el fin del último periodo glacial (12.000 ac) los pueblos que habitaban la península empezaron a transformarse en sedentarios, cambiando su forma de obtener los alimentos (caza y recolección) por la agricultura y la ganadería. La ganadería principalmente de el cordero, el buey, el caballo, el asno, el camello y el cerdo dio pie al consumo diario de carnes y a la producción de productos lácteos y sus derribados. La agricultura por su lado proporción cerrarles y legumbres que de bien seguro acompañaban los platos de estos primeros hombres. Además el hecho de que estos pueblos se conviertan en sedentarios obligó a pensar a estos primeros pueblos pobladores como tener que conservar los excedentes de sus alimentos, lo cual influyó seguro en su forma de alimentación.